LaVoz
In English
En Español
In English
En Español
 
  Around the City
  Arts & Entertainment
  Automundo
  Business
  Classifieds
  Commentary
  Community
  Education
  El Mundo
  Environment
  From the Publisher
  Health
  Immigration
  La Vida Latina
  La Voz Special Editions
  La Voz NAHP Awards
  Letter to the Editor
  Mis Recuerdos
  My Money
  Nuestra Gente
  Of Special Interest
  Politics
  Pueblo/Southern Colorado
  Que Pasa
  Readers Speak Out
  Sports
  Student of the Week
  Technology
  Vecinos
  Where Are They Now?
  Archives
  Home
 
 
Es la temporada de dar
 
 

By Ernest Gurulé
 
12/23/2009

En una temporada de regalar, hay solo un pequeño problema; el 2009 pasará a la historia como un año en que regalar – regalo de navidad – se hizo difícil. La economía – en todos los niveles, en todas las regiones – ha sido puesta de rodillas. Cierres bancarios, desempleo, pocos empleos y todas esas cosas que fueron teóricas económicamente o simplemente in-imaginables en una escala tan masiva es, hoy, la realidad. El 2009 termina agitando y sacudiéndose en la red de una perfecta tormenta económica.

Para los individuos o agencias que normalmente se extienden hacia los desamparados, los desenfranquiciados u otros que simplemente lo necesitan, esta temporada navideña ha sido especialmente difícil. La campaña Red Kettle del Denver Salvation Army está ahora a cerca del diez por ciento en donaciones. Pero, de acuerdo con Paul Brewster, Director Ejecutivo de Desarrollo del Ejército, eso es en realidad una buena noticia en una forma un poco rara. “Nunca es maravilloso estar abajo,” dijo él. Pero, con una economía tan suave como una almohada, “es un buen sitio para descansar.” Es un buen puesto, dijo él, porque “pudo haber sido mucho peor.” El valor chocante de los encabezados de noticias que hablaban de la hetacombe ya se ha gastado. Para el ejército y tantos otros más, las malas noticias económicas no son inesperadas. Es una realidad.

El Salvation Army, que recauda muchos de sus fondos de donaciones en la temporada navideña, gasta su dinero en una gran variedad de formas, pero generalmente tratando de ayudar a la gente que si lo necesita. Da albergue a mujeres solteras y sus familias, a hombres desamparados, ayudándoles con sus cuentas de servicios públicos o permisos de viaje y mucho más. Es la realidad y su misión es la de ayudar a gente que no tiene adonde buscar. Sus donadores, la mayoría de ellos, aunque no están celebrando la economía, siguen todavía dando. “La mayoría de nuestros donadores han salido adelante,” dijo Brewster. Pero las donaciones que ellos pudieron haber dado en el pasado han bajado, un reflejo de sus problemas económicos de hoy.

En los tiempos Buenos, una marea que sube puede levantar todos los botes, en un mar de incertidumbre económica, como lo ha sido el 2009, y de la misma manera una marea baja tiene impacto en todos los botes.

De acuerdo con el Christian Science Monitor, las donaciones a organizaciones filantrópicas, hospitales, universidades y fundaciones están abajo en un 9 porciento. En efecto, un buen número de esas organizaciones han luchado y han sido forzados a rebajar su tamaño en el año que paso, rebajando el personal y cortando los gastos a solamente lo esencial.

No ha sido un buen año para el hombre de negocios de Denver Phil Covarrubias cuya compañía de construcción ha sido abandonada por contratos que están en espera, compañías que se han derrumbado, pagos atrasados de trabajos y un rebajamiento general en la construcción que no se ha visto en años. Sin embargo, el y sus colegas de la Sociedad Protección Mutua de Trabajadores Unidos, pasaron un recién fin de semana llenando canastas de fiesta (Navideñas) para las familias necesitadas.

“Nosotros hacemos nuestra lista de nombres de gente que conoce a una familia necesitada,” dijo él, “y llenamos una canasta.” La familia recibe una canasta con papas, jamón o pavo con “todos los aderezos,” dijo Covarrubias. Este año, más de cincuenta familias en el área de Denver recibieron esta tradición de generaciones del SPMDTU.

“Yo simplemente estoy tratando de hacer algo, ayudar a gente que no tiene mucho,” dijo Covarrubias. Una persona que recibió una canasta fue una mujer que, hasta hace poco, compartía su casa con su padre que recientemente fue puesto en un hogar de ancianos. Otra fue una familia que “perdió su casa y se vio forzada a vivir en un apartamento pequeño.” También recibió una canasta una mujer que lucha para vivir al día mientras trata de solucionar crisis familiar, incluyendo tener una hija sentenciada recientemente a la cárcel.

Entre Covarrubias y el Salvation Army, mucha gente recibió ayuda. Pero un número significativo de otros que tenían los mismos problemas serán pasados por alto. Los lectores que quieran hacer una contribución que pueda mejorar la calidad de la temporada navideña para un individuo o una familia pueden hacer una donación al The Salvation Army. Envíe su cheque a: The Salvation Army, 1370 Pennsylvania Avenue, Denver, 80213. O, escoja otra organización que ayude a otros en estos momentos o en cualquier tiempo del año.

 

 

 

 

 
Click on our advertising links for:
SERVICE DIRECTORY
CLASSIFIEDS
La Voz
'You Tube Videos'
An EXCLUSIVE La Voz Bilingue interview
with President Barack Obama
Pulsa aquí para más episodios

Follow La Voz on:

Tweeter FaceBook Tweeter
POLL QUESTION

 

© 2018 La Voz Bilingüe. All Rights Reserved.

Advertising | Media Kit | Contact Us | Disclaimer

12021 Pennsylvania St., #201, Thornton, CO 80241, Tel: 303-936-8556, Fax: 720-889-2455

 
Site Powered By: Multimedia X